December 20, 2016

December 20, 2016

December 20, 2016

December 20, 2016

December 20, 2016

December 20, 2016

December 20, 2016

Please reload

Entradas recientes

William Henley

December 20, 2016

1/1
Please reload

Entradas destacadas

Eric Brynjolfsson y Andrew McAfee

December 20, 2016

Eric Brynjolfsson y Andrew McAfee del MIT explican en “Race Against the Machine” (La carrera contra la máquina) cómo las tecnologías de información cambian la manera en que las compañías se organizan, ejecutan y compiten y cómo la TI a través del aumento de productividad, crea nuevos trabajos y también desempleo.

 

 

 

Eric Brynjolfsson es Director del MIT Center for Digital Business, sus investigaciones examinan los efectos de la informática en estrategias de negocio, productividad y empleo. Tiene Bachelor y Master de Harvard y PH. D del MIT.

Por su parte, Andrew McAfee es Principal en MIT Center for Digital Business, sus investigaciones  muestran cómo las tecnologías de información cambian la manera en que las compañías se organizan, ejecutan y compiten; así como la computarización afecta a la competencia misma. Tiene dos Bachelor y dos Master de MIT y se doctoró en Harvard.

En su libro “Race Against the Machine” Brynjolfsson y McAfee analizan el efecto de la tecnología en la sociedad, demuestran con cifras  que mientras la productividad aumenta y la creación de riqueza nunca ha sido mayor, en la década pasada el trabajador promedio está en peor condición, el ingreso familiar medio ha caído y menos gente tiene trabajo. No hay una ley económica que diga que todos compartiremos por igual los beneficios.

 
Dado el ritmo con que cambia la tecnología, que no muestra signos de disminuir (ver sección sobre Ray Kurzweil), podemos esperar tres conjuntos de ganadores y perdedores. Primero, los trabajadores con alto skill y los de bajo skill se encontrarán en lugares muy distintos. Segundo, la creación de riqueza se convertirá en una batalla entre superestrellas versus el resto, las superestrellas musicales  multiplican su influencia y fortunas usando tecnología digital, las súper estrellas del software escriben algoritmos que reemplazan profesionales como los que preparan declaraciones de impuesto. Tercero, las utilidades empresariales son más altas que nunca pero ese dinero va al capital no al trabajo.

 

Los próximos 10 años traerán más cambios aún, ¿qué trabajos serán reemplazados por la tecnología tal como los de manufactura lo fueron por robots? Más de los que se cree. Consideremos a Watson por ejemplo, IBM no lo diseñó sólo para ganar Jeopardy por supuesto, IBM está desarrollando diferentes versiones de Watson para industrias específicas.

La tecnología Watson está ahora reemplazando trabajos en Wall Street, trabajando en Call Centers y contestando preguntas sobre recetas, a lo mejor usted está recibiendo asesoría sobre inversiones de Watson, como indica un ejemplar de The Economist de comienzo de 2013.

Difícil ser optimista con estas conclusiones, sin embargo:

En 1997 Gary Kasparov, el ajedrecista más brillante del mundo perdió jugando con Deep Blue, un computador de USD 10 millones programado por un equipo de IBM. Luego de muchas partidas entre humanos y computadores éstas dejaron de ser interesantes (porque el computador siempre gana) y la acción se movió a competencia “estilo libre” permitiendo cualquier combinación de gente y computadores. Los ganadores no son los mejores humanos ni los mejores computadores, sino como escribe Kasparov, son un par de jugadores amateur usando tres computadores al mismo tiempo. Su talento en manipular y en “coaching”  sus computadores a mirar en mayor profundidad a las posiciones contrarrestadas efectivamente por el entendimiento superior del ajedrez de los grandes maestros  opositores participantes y el mayor poder de cómputo de los demás participantes.

 

La conclusión es:

Que un humano no tan bien preparado, con computadores (y su software) y mejores procesos, son superiores a mejores computadores y, más sorprendente, aún a humanos mejor preparados con equipos similares y procesos inferiores.

Esto no sólo es verdad en ajedrez sino a través de la economía. En medicina, ley, finanzas, retail, manufactura  ya un descubrimientos científicos la clave no es competir contra las máquinas sino competir con máquinas.

 

En Henley no sólo damos servicios de consultoría utilizando las que creemos son las mejores metodologías y procesos para implementar sistemas de Inteligencia de Negocios, sino que nos orientamos cada vez más en ayudar a nuestros clientes a tener mejores procesos para un aprovechamiento óptimo de sus tecnologías.

 

Una estrategia adecuada para implementar una “race with machines” es la innovación organizacional: inventando nuevas estructuras organizacionales, procesos y modelos de negocio que se potencien  con la tecnología, siempre avanzante y con conocimiento humano.

Joseph Schumpeter, el economista, describe esto como un proceso de destrucción creativa y da a los emprendedores el papel central en el desarrollo y propagación de las innovaciones necesarias. En otras palabras, el estancamiento de sueldo medio y la polarización del crecimiento es una oportunidad para los emprendedores: pueden desarrollar nuevos modelos de negocios que combinen el número creciente de trabajadores de talento medio con tecnología cada vez más barata para crear valor.

 

Un ejemplo que dan en su libro Brynjolfsson y McAfee es el siguiente: tomemos una empresa pequeña en que cada empleado escribe sus tareas, una tarea por tarjeta. Si hay sólo 52 tareas en la empresa, como en un juego de naipes, entonces habrá 52 maneras diferentes de ordenarlas, muchas más que en tres tableros de ajedrez. La explosión combinatoria supera con creces al crecimiento exponencial, lo que significa que la innovación combinatoria es la mejor manera para el ingenio humano para permanecer en la carrera de la Ley de Moore.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Archivo
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square